inicio :: prensa y difusión :: Revista La Bici
 

Efectos de derrames de petróleo en ecosistemas marinos

Ricardo Valverde

El autor, es biólogo del Tribunal Centroamericano del Agua.

L os hábitats marinos están hechos de complejas relaciones entre los organismos y su ambiente físico. Los daños sobre ese ambiente físico dañan a más de una especie, inclusive a cadenas alimenticias enteras. Los efectos de los derrames sobre la biota marina dependen del nicho ocupado por ésta: poblaciones marinas, costeras o de transición entre ambas. En mar abierto, los peces y las ballenas pueden alejarse de los efectos tóxicos del petróleo nadando a mayor profundidad. Aquellos animales que viven cerca de la costa como las tortugas marinas, delfines o focas son más sensibles al envenenamiento, al consumir presas contaminadas. En aguas someras, el petróleo puede dañar pastos marinos, los cuales son sitios de anidación, abrigo y sustento de varias especies.

Arrecifes coralinos: Estos ecosistemas son importantes sitios de alimentación de crustáceos, peces y otros invertebrados. Adicionalmente, representan una atracción recreativa para buceadores. El petróleo derramado representa una seria amenaza para el coral y los organismos marinos expuestos a sus efectos tóxicos, produciendo muerte por sofocación.

Playas arenosas, grava o guijarros: Aunque el petróleo puede ser absorbido por la arena, grava o guijarros, son pocos los organismos que viven permanentemente en estos hábitats, lo cual reduce el riesgo sobre la vida animal o sobre las cadenas alimenticias.

Playas cerradas o de refugio: El poco oleaje sobre estas playas no estimula la dispersión natural. En estos sitios, si no se efectúan limpiezas rápidamente, el petróleo puede permanecer allí estancado por años.

Zonas de intermareas: Estas son amplias zonas de marea baja con ricas comunidades de plantas, animales y aves. El crudo depositado se introduce en los suelos fangosos de estas zonas, creando efectos potencialmente perjudiciales para la ecología del área.

Marismas y salinas: Ecosistemas situados en áreas de transición entre aguas continentales y marinas en climas fríos y templados. Los sistemas de raíces de la vegetación allí presentes son fácilmente dañados por óleos, afectando a una gran variedad de plantas, ornitofauna y mastofauna.

Manglares: Situados en regiones tropicales. Son hábitats importantes de una gran variedad de flora y fauna. Los manglares poseen largas raíces conocidas como “raíces fúlcreas,” que se extienden por encima de la superficie del agua. El cubrimiento de estas raíces con petróleo tendría consecuencias letales sobre el manglar y sobre la cadena alimenticia de este ecosistema. La recuperación de los manglares podría tomar décadas debido al crecimiento lento de los mismos (epa 1999).

Efectos sobre aves y mamíferos

Los derrames petroleros pueden afectar la ornitofauna y la mastofauna por: contacto físico, intoxicación o destrucción de fuentes de alimento.

Contacto físico: El pelo o las plumas que entran en contacto con el petróleo pierden sus propiedades de insolación lo que puede producir la muerte por hipotermia. Las plumas especializadas para el vuelo y para flotar pierden sus propiedades al entrar en contacto con el petróleo. Con esto las aves corren el peligro de ahogarse.

Intoxicación: Los vapores de los crudos pueden producir daños en el sistema nervioso, hígado y pulmones. El riesgo de ingerir petróleo puede reducir la capacidad del animal de ingerir alimentos por daños en las células del tracto intestinal. Algunos estudios han reportado problemas reproductivos a largo plazo en animales expuestos al petróleo.

Destrucción de fuentes de alimento: Aún aquellas especies no directamente expuestas a los derrames pueden sufrir sus efectos. Depredadores que consumen presas contaminadas pueden ingerir petróleo. Esta contaminación brinda sabores y olores desagradables a peces y otras fuentes de alimento, por lo que los depredadores no los comen, iniciando un ciclo de hambruna en poblaciones silvestres. A veces, una población de presas locales es destruida eliminando la fuente alimenticia de depredadores (epa 1999)

Efectos potenciales de la exploración y explotación petrolera sobre cetáceos de Costa Rica
Durante las prospecciones sísmicas de las exploraciones petroleras el sonido puede afectar la comunicación y el comportamiento de delfines y ballenas (Rankin y Evans 1998). Por otro lado un derrame durante una explotación petrolera podría aumentar la mortalidad de los cetáceos directamente o de sus presas. Las tasas de mortalidad más altas jamás reportadas en ballenas asesinas ocurrió entre 1989 y 1990 (20%), lo cual coincide con el derrame de petróleo de la exxon Valdez (Dahlheim 1998; Matkin et al. 1998). Los efectos subletales del petróleo en los cetáceos, incluyendo bajas en la reproducción por inhalación o ingestión de aceites, se presumen pero son difíciles de detectar (Zegesar y Miller 1998).

arriba

 

 

LABICI 2
[bajar el pdf]

Créditos

Presentación

Actualización
De la incertidumbre a la victoria
Petróleo, Estados Unidos, Bush y Harken
Calendario del proceso
Aspectos legales, actualización 2002

impactos
Efectos de derrame de petróleo
en ecosistemas marinos

Petróleo y humedales
Riquezas marino-costeras del Caribe Sur
Moluscos del mar Caribe de Costa Rica
Revisión a fondo del
Estudio de Impacto Ambiental

Participación
Cinco cosas que usted puede hacer
Cartas
Acciones urgentes
Declaraciones
El poder de la gente
Crónica de la audiencia pública
Una historia de engaños

Organizaciones
adela
E-law cr

Noticias

Opinión

Ecos

 

2004, Grupo ADELA, Costa Rica
Ver sitio del año 2002 • Go to 2002 web site
Diseño, hospedaje y mantenimiento: cosmovisiones.com
Escribir a ADELA: adela@grupoadela.org
Sitio de la campaña antipetrolera en Costa Rica